diumenge, 6 de febrer de 2011

Juegos de azar

                                                                               
Nunca fuí afortunada en juegos de azar, jamás salió el doble 3 en mis dados y me quedaba a puertas de la meta jugando al parchís. No juego a cartas, no se me dan bien, mis dos parejas jamás ligaron full y cuando conseguía póker siempre había quién hiciera escala de color. Nunca he ganado en la lotería y en las apuestas envido por el caballo perdedor. Soy la mujer más indicada para probar suerte en el amor.


La película Serendipity marcó un antes y un después en mi adolescencia, desde entonces dejo mi número de teléfono apuntado en una servilleta de papel en la cafetería, en un billete de 10 euros con el que pago en la carnicería y en los libros de las bibliotecas confiando que alguien, alguna vez lo lea y aproveche la oportunidad que el destino, con mi ayuda inestimable, le depara. Sin embargo, nunca me llamaron pero ayer curiosamente en el metro le ví. Sentado a mi lado, el chico leía el libro que yo, hacía un par de años, había revendido en una libreria de manuscritos de segunda mano. Sé que ese libro había sido mío, porque conservaba la rozadura que, un cigarro a medio apagar, dejó como sello en la tapa de su dorso. No podía dejar pasar la oportunidad, quizás eso era lo que la fortuna me reservaba, tal vez no se trataba de dejar el móvil y que alguien llamara sino de que yo encontrara ese libro reconocible en manos de otro alguien. Y con la inseguridad en la certeza que siempre te queda cuando estas cosas pasan, que nunca suceden, ruborizada me acerqué:

- Hola!_ me siento a su lado.
- Hola_ me mira y corre un sitio en su asiento.
- Este libro que lees, era mío, si me dejas..._ y en una mueca abro la tapa y allí está: mi teléfono y una nota _ mira_ le digo_ Aún me acuerdo de cuando lo que escribí_ y leo_ " si te gusta este libro, te gustaré yo, no lo dudes: llámame y colmaré tu vida de buenas razones. Siempre tuya."
- O sea que tú eres la loca que escribe notas de amor en las portadas de los libros. Pues que sepas que por tu culpa mi mujer tiene un cabreo de tres pares de naríces y no te extrañe que la que vaya a llamarte sea ella.

Y se baja del metro.

Si la vida es un juego de cartas, yo tengo el potencial para ser el perdedor.

Escrit per Aina Rotger.

dijous, 6 de gener de 2011

Hacia Rutas (quizás) Salvajes

                                                                            

Sí.

Esa foto

tenía

movimiento

azul

espontaneidad

y

música.

Sobre todo

Música.

Y es que él le hizo la foto

sin que ella se enterara.

Y no se conocían.

Detrás

de esa foto

había un horizonte por recorrer.

Para él y para ella.

La Ruta estaba establecida.

Tan sólo

debían correr un riesgo.

Decírselo.



Escrito por María del Río.
 

dijous, 9 de desembre de 2010

Avioneta

                                                                              
Poc es podia imaginar que per fi la sort li somriuria a ella. Havia jugat a loteries de nadal, havia fet quinieles, porres futboleres. Res. Res de res. Per això quan li van trucar per comunicar-li el resultat del sorteig poc s'ho podia creure. Una bona notícia i una de dolenta. Li havia tocat un vol en avioneta. Justament a ella que tenia una por exagerada a volar degut en gran manera al seu monumental vertigen. Per això va decidir regalar les entrades a la seva amiga, la il·lusió més gran de la qual era, justament, volar. En qualsevol de les seves modalitats. A ella li faria gràcia, sens dubte. Va acceptar sense dubtar-ho ni un moment. Tot perfecte. Excepte per un detall. L'avioneta es va estimbar i no hi va haver cap supervivent quan era a punt d'aterrar. Ho va fer contra la casa de la seva amiga que li havia regalat les entrades i que vivia just al costat del camp d'aviació.


divendres, 3 de desembre de 2010

Pirata

                                                                                 
Jo era molt jove, uns 15 anys i algú es va enamorar de mi. Algú que va estar tant sonat com per accedir als arxius de l'institut i recuperar les meves dades. La meva adreça personal. Algú que va tenir la gran idea d'enviar-me una carta d'amor explicant-me tot això i que va ser tant detallista de rematar-ho amb una còpia del seu DNI, que es va entretenir en pintar com si fos un pirata, amb el gorret de pirata, la barba de pirata, el parxe de pirata... el resultat: irreconeixible. Algú que devia estar tant impacient de saber què en pensava, que no va poder evitar trucar-me per telèfon. Va ser llavors que em vaig assabentar de tot el l’embolic, doncs es veu que no havia copiat bé l'adreça i el sobre va arribar a un altre número de porta del mateix carrer. Primer no entenia res. Segon, vaig confirmar-li que sí, que la meva adreça era correcta. Tercer... vaig sortir corrents a buscar la carta.


Quin riure. Quina ocurrència.

La meva germana i jo li vam donar mil voltes al paper, però estava tant ben "maquillat" que no hi havia manera d'identificar cap tret. El que passa és que la persona en qüestió no es va molestar en tachar el nom ni els cognoms ni res... sabíem com es deia. Avui en dia ho haguéssim tingut molt fàcil amb el facebook, però llavors eren altres temps.

Però aquell nom no ens deia res. Ni idea....

Aquell estiu la meva germana va haver de matricular-se al Pere Vives perquè ella venia de l'extensió. Jo ja hi era. Seria el primer any que coincidíem.

Va marxar un matí a omplir els papers. Va tornar eufòrica "no saps qui tenia darrera a la cua...".

Evidentment, el pirata.

Les tardes al Hobbyland van ser diferents. Ara ja entenia per què aquell noi es passava l'estona esperant torn i mirant com jugava.

La Laura i jo sabíem dissimular molt bé.

Com vam riure aquell estiu...


dilluns, 22 de novembre de 2010

La calle sucia, el viejo, la monja, un pueblo sureño, pero sobre todo el azar

                                                                        
Me cuenta mi amiga A. que ha recibido un mail de nuestra amiga T., que anda recorriendo varios países Iberoamericanos en calidad de turista solidaria.
En uno de estos países, entre la contaminación, los soldados a sueldo de los hoteles, y la pobreza paró en un puestecillo ambulante a comprar una de agua embotellada. Se encontró con que el viejo, reconoció al instante su acento español, y, además supo ubicarla exactamente dentro de la península por el acento.
Y pasó a contarle que, con sólo 20 años, partió de El Salvador a un pequeño pueblo del litoral levantino, para ingresar en una orden franciscana. Aquellos años, fueron los más felices de su vida, ya que por una parte se había cumplido su sueño de servir a Dios, y por otra parte, conoció el amor, en este caso de una monja.
Años de felicidad plena fueron truncados cuando, entre la correspondencia a escondidas que la aspirante a monja y el entonces aspirante a monje se intercambiaban, fue interceptada por un superior de alguno de los dos conventos, y el amor fue descubierto. A ella, que era del pueblo, no le pasaba nada, pero él fue deportado a su país.
Y todavía, casi cincuenta años después, el aspirante a monje y la aspirante a monja seguían escribiéndose cartas.
De lo que fue, de lo que no fue, de lo que pudo haber sido.
Sabemos que él no llegó a ser monje porque se lo contó a T. enmedio de una calle sucia de El Salvador. Sabemos que ella no llegó a ser monja porque fue nuestra profesora de preescolar (de A., de T., mía) en un colegio laico.
Y sabíamos desde el principio cuál era el pueblo de la costa levantina,
donde el viejo,
nuestra profesora,
y nosotras
habíamos pasado los años más felices de nuestra vida.

diumenge, 18 d’abril de 2010

Conversa informal

                                                                             
Un dimarts a la tarda, en una informal conversa de cafè, i de manera ben casual, va sortir el nom d'una antiga companya de classe que fa temps que viu a l'estranger i a qui pràcticament no he tornat a veure des que vam acabar el COU (ja fa certa basarda comptar quants anys han passat). Després, una estona més tard, vaig anar a la presentació d'un llibre que es feia a la biblioteca i em vaig trobar en viu i en directe amb la noia en qüestió.

diumenge, 4 d’abril de 2010

I trobar-se de nou...

                                                                                        
I trobar-se de nou



en el bell mig del camp



i sentir l’aroma suau



de la flor del taronger.



Olorar la pell



i llepar-la amb deler



baix el cel quallat



d’estrelles de juny.





Et mire als ulls



i sent que hui sí



podrem volar junts,



que el món és immens



i nosaltres eterns



en la eternitat del món



o dels dos carrers



que separen ta casa i la meua.





No parles més,



deixa que passe.



Ja demanarem demà



explicacions a l’atzar,



ja li farem traure els colors



quan siga incapaç d’explicar



que fem tu i jo tan nus



al bell mig del camp



coberts d’atzahar,



tan plens d’amor.





Alba